El proceso de congelación de óvulos

El ciclo de congelación de los óvulos normalmente lleva unas 8 semanas, en las que los asesores clínicos de Cryos monitorearán de cerca cada paso.

Ciclo de congelación de óvulos para la preservación de la fertilidad

Una vez que haya tomado la decisión de congelar los óvulos, el ciclo completo de congelación tarda hasta 8 semanas e incluye:

Supresión ovárica

2-4 semanas: Durante este tiempo no se requieren inyecciones, sino solo la administración de píldoras anticonceptivas para apagar temporalmente las hormonas naturales (este paso puede saltarse en casos urgentes, como por ejemplo antes de un tratamiento para el cáncer).

Estimulación ovárica

10-14 días: Consiste en inyecciones de hormonas que estimulan los ovarios y desarrollan múltiples óvulos maduros. Durante este período, habrá que realizar de 5 a 7 consultas médicas para someterse a las ecografías y análisis de sangre necesarios para monitorear el progreso.

Inducción de la ovulación

Cuando los folículos antrales han alcanzado la madurez requerida, se activa la ovulación con un medicamento específico, que de administrarse en tiempos correctos es determinante para el éxito del tratamiento.

Obtención de los óvulos

Exactamente 36 horas después de la inducción de la ovulación, los óvulos se retiran con una aguja que se introduce en la vagina con ayuda de ecografía. Este procedimiento se realiza bajo sedación por vía intravenosa (IV) y generalmente no se considera doloroso, aunque algunas mujeres se sienten un poco adoloridas posteriormente. No hay que someterse a anestesia general.

Vitrificación de los óvulos 

Tras la obtención, los óvulos se evalúan para verificar que solo aquellos maduros se congelen en un proceso denominado vitrificación. En vista de que bajo el proceso de estimulación maduran más óvulos de los que madurarían en un ciclo normal, algunos de los óvulos recuperados no habrán madurado por lo que no resultarán aptos para la congelación. Esto es de esperarse. Los óvulos maduros se vitrifican. La vitrificación es un proceso de “congelación ultrarrápida” de los óvulos. La vitrificación permite obtener una tasa de supervivencia de los óvulos de más del 90 %.